lunes, 5 de agosto de 2013

Como hacer una funda para carteles, planos o mapas grandes

Hola a todos!!

En este tutorial os indicaré como hacer una funda para carteles con uno de los elementos de reciclaje más habituales. La botella PET.

Para este caso, usaremos botellas PET típicas de dos litros usadas para refrescos.  En este caso, lo importante es que sean del mismo tipo, ya que entre marcas puede variar el diámetro y es muy importante que el diámetro sea similar al menos en ciertos puntos de la botella. Las botellas deberían ser lisas, por lo que las de agua, que suelen tener franjas que permiten su plegado, no son las más adecuadas. También es recomendable que sean relativamente rectas en toda su largo.



En general, las botellas que encajan en esta descripción son las de refrescos.

Este gráfico os puede indicar más o menos a lo que me refiero.


La botella de Fanta, por ejemplo, tiene una diferencia de anchura exagerada. Podría hacerse aprovechando solo la parte lisa, pero harían falta muchas secciones y sería menos resistente.

La botella de Gourmet es perfecta. Es complétamente recta y se puede aprovechar casi toda la longitud de la botella.

La botella de Pepsi es lo que normalmente nos encontraremos. Muchas marcas blancas usan un modelo de botella con alguna ligera curvatura que, aunque no es perfecto para lo que necesitamos, es tolerable y aceptable. Lo que no sería razonable, sería comprar a propósito un refresco para aprovechar determinada botella. Dentro de lo posible, aprovechad lo que tengais a mano.

Las botellas deben de ser enjuagadas para no dejar ningún tipo de residuo que estropee lo que dentro guardaremos. Después de esto, escurrirlas para sacar toda el agua posible. Posteriormente, cuando las cortemos, ya las secaremos del todo.

A la hora de cortar las botellas, usaremos un esquema parecido a este.



Las partes con la X roja las desecharemos. Para una funda básica necesitamos una primera botella para la base, una segunda de la que crearemos un cilindro de prolongación y una última de tapa.

Esta parte es la más importante, porque dependiendo de como cortemos las piezas, nos encajarán o no. Al cortar las botellas, habrá que jugar con el diámetro de estas para que encajen. La primera botella, por ejemplo, tiene que cortarse en una zona donde empieze a estrecharse, de manera que el diámetro sea uno o dos milímetros menor del diámetro de la botella en sí, facilitando su encajamiento. De la misma manera, en la segunda pieza, en la parte inferior, debe cortarse por la parte recta, de manera que sea mas ancha que el diámetro del corte anterior que acabo de explicar y, a la vez, el corte de arriba de la segunda botella ha de ser también un par de milímetros más pequeños para, o bien encajar un segundo cilindro de ampliación o bien colocar la tapa definitiva. La tapa sacada de la tercera botella, por esto mismo, ha de ser como el corte inferior de la segunda botella para encajar arriba, de hecho podría aprovecharse el culo de la segunda si no se ha apurado mucho.

Antes de montarlas hay que secar concienzudamente las piezas para que cuando coloquemos los carteles dentro no se mojen y se estropeen.


En la imagen anterior podeis ver como quedarían con diferentes extensiones. Esto no solo puede usarse para guardar carteles, sino que se pueden usar para guardar varillas metálicas, de fibra o de madera, por ejemplo... o la versión más pequeña para guardar objetos diversos. Si se rellenan de tierra compactada o algún tipo de masa de obra podrían incluso hacer la función de pared, poniendo varias de ellas en fila para construcciones alternativas.

Lo siguiente ya es asegurar los encajes con pegamento o cinta. Si teneis pegamento es lo mejor, pero aseguraros de que no reaccione con el plástico de la botella destruyéndola (pegamento para PVC, por ejemplo) pero en mi caso, por no disponer de pegamento, usé cinta transparente.  Recomiendo usar cinta transparente ancha, de la que se usa para embalar pero que es transparente como el celo tradicional. En el caso de la cinta, recomiendo ponerla por fuera y también por dentro de la unión de las botellas. La única pieza que no hay que pegar o unir es la tapa de arriba, porque obviamente, si lo hacemos, no tendremos acceso al interior.

Esta es la pieza que fabriqué yo. En este caso las botellas no son las ideales pero casualmente, el no ser complétamente rectas le dieron un punto de rigidez por las ondulaciones.


En esta imagen se puede ver la junta de la botella pegada con cinta. De haber sido de igual diametro, una de las partes se habría deformado al intentar encajarla en la otra.


 Aquí podeis verla terminada con el cartel guardado en el interior.



Una cosa que podeis hacer para darle un mejor acabado es pintarlas. Si las pintais por fuera no tendreis mayor complicación y solo debereis aseguraros de que la tapa siga encajando tras el pintado. Si pintais por dentro para que quede con un acabado brillante, aseguraros que la pintura no estropeará lo que guardeis y que no se desconchará (cosa bastante probable en principio). En general, una buena pintura en spray no debería dar problemas. Una recomendación si vais a pintar es que antes de montar nada, le deis un lijado a todas las superficies donde ireis a pintar para que la pintura tenga una superfície rugosa donde agarrar.

También, si vais a transportar a menudo esto, sería ideal colocarle una correa o asa para transporte.

Espero que os haya gustado, un saludo!!




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

SUBIR