miércoles, 6 de febrero de 2013

cámara de móvil sobre un vehículo radiocontrol

Hace un par de semanas, cayó en mis manos un coche de Fórmula 1 radio controlado. El coche ni siquiera tenía cargador, de hecho, si siquiera sabía si funcionaba, así que me puse a hacer lo mio, que es investigar el asunto.

Primero de todo, comprobé que el mando tenía batería. Usaba una pila de petaca pequeña, de esas de 9 voltios, y parecía estar cargada a tenor de la intensidad de la luz que emitía el piloto de encendido.

Después miré que tipo de batería llevaba el coche en sí. Llevaba, por suerte, un pack de batería recargable de 7,2 Voltios y 700 mAh, por lo que no tendría que gastarme el dinero en pilas. La cosa es que o estaban completamente descargadas o el coche no funcionaba en absoluto.



Como no quería invertir en nada sin saber si funcionaba y no tenía transformadores compatibles, conecté el coche diréctamente a la salida USB del ordenador, puenteando los cables positivo y negativo. La tensión es de 5 Voltios, la cual, a pesar de no ser la que requiere el vehículo, sería suficiente para comprobar si funcionaba.

El vehículo funcionó a la primera e ilusionado, empecé a buscar un cargador. Encontré un cargador regulable con una capacidad de 1000mAh, que tenía potencia suficiente para cargar la batería, y probé a cargarlo con 7,2V y 9V a ver con cual cargaba bien. Descubrí que la tensión de carga de 7,2V podía cargar la batería sin calentarla, pero me daba la impresión que no la cargaba por completo, por lo que probé con 9V, lo cual me dió una mejoría sustancial en la carga aún a costa del calentamiento de esta. Me imagino que será cuestión de ir jugando con estos parámetros a ver cual es mejor...

Tras esto, probé el vehículo y me lo pasé pipa en el parque. Estuve una media hora gastando la batería hasta dejarla seca y después me subí a casa a lo mío, y pensé -Sería geniál poder grabar vídeo desde la prespectiva de este coche!!- ...

Esto solo quería decir que me iba a poner manos a la obra a ver como enganchaba el móvil al coche para que pudiera grabar montada en el. Así que tras un rato pensando y otro trabajando, terminé con algo parecido a lo que aparece en la imágen.


Básicamente, utilicé un pedazo de porexpán (o telgopor, poliespan, corcho blanco o como lo llameis en vuestro pueblo) y le di forma por debajo para que encajara con el coche. Fundamental es que apoye de tal forma que no se mueva ni de lado, ni hacia adelante o atrás, ni que cabecee. En mi caso, esto se logra tallando una ranura que encaja longitudinalmente por debajo, mientras que encaja también transversalmente con otra pieza del vehículo. Para mantenerlo sujeto he utilizado gomas elásticas que además permiten desmontarlo con facilidad, tanto el soporte del coche, como del móvil.

Para el móvil he incluido una ranura superior en la que se encaja. La inclinación de esta ranura es la que dará el ángulo a la cámara, por lo que cuidado en esta parte. Para sujetarlo con firmeza, por un lado, fabriqué un tirante con cinta adhesiva y lo sujeté al soporte de forma que el móvil entrara con holgura, para posteriormente poner una goma que tensara el tirante y mantener sujeto el móvil.

Todo el soporte está forrado con cinta adhesiva ancha para evitar que se desintegre, dándole una gran resistencia a la rotura en comparación a si estuviera sin forrar.


Queda más o menos así.

Os dejo un vídeo en el que podeis ver el coche en acción.

.


Como pega, el móvil influye ligéramente el alcance de la antena. También las vibraciones son excesivas y el soporte, pese a evitar parte de las vibraciones, no las anula apenas. El vehículo tampoco es el más adecuado, ya que es una réplica de F1 sin amortiguación que para más inri, rueda sobre un suelo embaldosado... sumemos a esto que el alcance de la antena es muy bajo.

Sin embargo, en un vehículo RC con amortiguación, podría funcionar bastante bien incluso en este tipo de terreno.

Pues nada, esto es todo, espero que os haya gustado!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

SUBIR