lunes, 8 de abril de 2013

Como hacer una tarta de fresa

Hola a todos!!

Hace ya un año desde que hice la barra de Twix gigante. A mi me encantó, aunque reconozco que a mi familia, algo más conservadora, le pareció excesiva y brutal. Es por eso que este año, para celebrar mis 31, he querido hacer algo más común.

Chocolate, eso me pedían. Chocolate y nata concretamente. No se que tienen que si no es de chocolate y nata, no les llama. Yo, por variar y que no sea siempre de chocolate por un lado... y por joder un poco por otro, no he querido hacerla de chocolate y nata. Es que no me da la gana joder, a mi me gusta hacer cosas diferentes cada vez y a ser posible originales, y la nata y el chocolate de mercadona me aburre ya sobremanera...



Pues no, joder, la he hecho de fresa, y además con un puntín comiquero y gore, como a mi me gusta y para que conste que no es rosa, que es color carne viva. Y sabeis que, a la mayoría le encantó.

Ahora, para no ir enredando más al personal, os enseño como quedó la tarta y ya vosotros decidís si os hace seguir leyendo o no.





Esta tarta tiene una primera capa de bizcocho con almibar, seguida de una capa de relleno de fresa, otra capa de bizcocho y por último, una cobertura de fondant casero.

Lo primero de todo es hacer el bizcocho. Para ello hay que tener en cuenta para cuantas personas lo vamos a realizar. En mi caso hice una tarta para ocho personas, así que la receta que explicaré aquí es para dicha cantidad, si quereis hacerla de diferente tamaño, solo teneis que ajustar la cantidad.



Ingredientes para el bizcocho:

-6 huevos.
-300gr de mantequilla.
-300gr de azucar.
-500gr de harina.
-Ralladura de dos limones.
-2 sobres de levadura en polvo.
-200ml de leche.

Preparación:
Lo echais todo excepto la harina, sobre un bol (La mantequilla se recomienta sacarla con anterioridad para que se ablande y se mezcle con más facilidad. No calentarla, solo tenerla a temperatura ambiente). Se mezcla con unas varillas (manuales o eléctricas, da igual) y se va incorporando la harina. La harina no se echa toda sin más, sino que ha de alcanzar una consistencia similar a la de unas natillas.

Una vez hecha la masa, se embadurna el molde con mantequilla y se espolvorea harina por encima, para después dar la vuelta al molde y sacudir el sobrante. Este paso es importante hacerlo bien si no quereis pelearos al desmoldar. Si teneis moldes de silicona, desmontables, o cubris todo con papel de horno, no tendreis tanto problema.

Ahora hay dos posibilidades. Si el molde que usais es pequeño y se llena bastante, podeis hacerlo de una pieza que podreis cortar por la mitad. Si es grande, podeis hacerlo en dos partes por separado y usar cada bizcocho como capa única.

Ahora meteis la mezcla al horno a 180 grados durante 45 minutos. Para saber si está, meteis un cuchillo o un palillo y si sale seco, ya esta listo. Tened en cuenta que si es mas fino tardará menos y si es mas grueso tardará más.

Después sacais los bizcochos y los dejais enfriar. Una vez frios, si la parte de arriba está muy abultada, podeis recortarla con un cuchillo de sierra alargado de los de cortar el pan y ya los teneis listos para cuando los relleneis, aunque lo mejor es hacerlo justo antes de montarlo todo.

Ahora viene el momento de hacer el fondant. Si habeis visto alguna vez esas tartas espectaculares con formas imposibles, replicando cualquier objeto imaginable, eso esta hecho con fondant. Esta tarta es más básica y no es tan elaborada, además, este fondant no es exactamente el que se usa en estas preparaciones, ya que este es mas casero y accesible, pero es un muy buen sustituto.

Ingredientes:

-300 gr de nubes o malvaviscos.
-600 gr de azucar glass.
-Mantequilla.
-Maizena.
-Agua.

Preparación:
Ponemos las nubes en un bol (si os lo estais preguntando, si, son las típicas nubes de chucherias que venden en los quioscos y se pueden conseguir en bolsas en mercadona, consum, etc...), echamos un pequeño pedazo de mantequilla y, con lo que nos empapemos la mano, sacudimos el agua por encima a las nubes. Si son de dos colores y las quereis solo blancas, podeis separarlas y meter solo la parte blanca.

Ponemos el microondas a poca potencia y de 30 en 30 segundos cada vez, hasta que se fundan. Tened en cuenta que por la consistencia que tienen pueden estar ya deshechas y aparentar estar enteras, así que probad a remover y si se puede convertir en una crema, ya está listo. Tened cuidado que se pueden quemar con facilidad.

Os advierto que lo pasareis mal intentando hacer esto, porque es de las cosas mas pegajosas con las que me he enfrentado.

Una vez derretido, lo sacamos y sobre una encimera, aplicamos azucar glass sobre la base como si fuera harina. Volcamos la mezcla y seguimos rociando con más azucar glass mientras mezclamos con una espátula.Se va amasando y añadiendo más azucar hasta que va quedando más manejable.

Ya en última instancia, si os está absorbiendo demasiado azucar, podeis seguir añadiendo Maizena como sustituto. Conseguir que no se pegue al trabajarla de forma permanente es imposible, por lo que si podeis trabajarla como plastilina y la podeis controlar a base de rebozarla cuando sea necesario con azucar glass, la teneis lista. Haceis una bola, la poneis en un bol espolvoreado en azucar glass y a la nevera.

Para el azucar glass, podeis comprarlo directamente, pero al precio de 1,55 de Consum los 200gr, le pueden dar por el c... que ya me lo hago yo en casa.

Para el azucar glass lo mejor es un molinillo de café eléctrico, pero podeis usar una batidora o incluso molerlo a mano con un mortero, todo dependerá de lo que os querais o necesiteis complicaros la vida. En mi caso usé un molinillo que fué de perlas. Echais el azucar normal y le añadís una cucharada de Maizena cada 200gr mas o menos, para que no se apelmace. Activais y listo.

Tiene que quedar bastante fino para el fondant, pues de lo contrario se notará en la textura y a la hora de trabajarlo.

Ahora vamos con el último elemento, el relleno de fresa.

El relleno de fresa es básicamente nata montada y mermelada de fresa. Si sois atrevidos podeis usar fresas naturales trituradas en vez de mermelada, pero de todas formas añadireis azucar así que en realidad es casi lo mismo.

Ingredientes:
-500ml de nata líquida con al menos 35% de materia grasa.
-Azucar glass
-Maizena
-Mermelada de fresa.

Preparación:
Préviamente, tendremos que haber metido en la nevera la nata, el bol y las varillas para enfriarlas a menos de 5 grados. Vamos a hacer nata para un relleno y esta tiene que ser consistente, pues debe aguantar el tipo sin deshacerse y soportando el peso de la capa de bizcocho. Si hacer nata montada es difícil, hacerla estable puede complicarse, pero no os asusteis que si haceis las cosas bien no hay problema.

La nata, mirad bién el porcentaje de grasa al comprarla, en mercadona no encontré y en consúm encontré la de marca Pascual que se quedaba en el 35% (lo ideal es del 35,1% en adelante) pero por fortuna me sirvió perfectamente.

Lo primero de todo, prepararemos la mermelada, que aunque puede usarse tal cual, es mejor refinar un poco. En mi caso, tiro de batidora para hacerla más homogenea. Una vez listo, la guardamos otra vez en la nevera.

Ahora cojemos el bol y, tras mover bien el bote de nata para mezclarla, volcamos en el su contenido. Con las varillas manuales o eléctricas (recomiendo estas últimas si no teneis experiencia) empezamos a batir, moviendoen circulos y un poco de arriba a abajo para introducir aire. Esto es cuestión de paciencia, pues tarda unos minutos en empezar a montarse.  Cuando empiece a montarse y a formar picos, añadimos una o dos cucharadas de maizena, que harán de estabilizante, así como un poco de azucar glass, pero no mucha.

Seguimos montando y cuando esté consistente y manejable, echamos mermelada poco a poco y mezclamos hasta que quede al gusto. Procurad no pasaros al batir o la convertireis en mantequilla.

Y ya tenemos El relleno listo. Ahora lo guardamos en la nevera y dejamos que se enfríe un poco.


Ya tenemos el bizcocho, el fondant y el relleno. Con esto listo podremos empezar a montar nuestra tarta.

Cojemos nuestro bizcocho y si no tenemos ya las dos piezas, o bien cortamos en dos el bizcocho si lo tenemos de una sola pieza y si lo tenemos de dos, recortamos un poco el abultamiento de encima para dejarlos listo para ponerlos. Sobre una bandeja adecuada, ponemos un papel de base sobre el que pondremos la tarta (yo puse papel de hornear, no me compliqué la vida, pero el que quiera puede comprar papel para tartas en el super) y la primera capa de bizcocho.

Ahora calentamos en un cazo unos 100gr de azucar y medio vaso de agua para hacer el almibar. Se deja hervir unos minutos hasta que haya reducido un poco el agua y lo tendremos listo. Luego cojemos esta mezcla y bañamos el bizcocho de esta primera capa con el, mojándolo sin miedo, pero sin que llegue a chorrear.

Sacamos el relleno de fresa de la nevera y con una espátula (si no, os sirve una cuchara para echar y un cuchillo largo para extender) vamos aplicando una capa de poco menos de un dedo de grueso.

Cuando hayais recubierto la primera capa, colocais la segunda capa de bizcocho encima. Aquí podeis decidir si ponerlo diréctamente o bañar el bizcocho con algún tipo de licor antes de aplicarlo. En mi casa no le puse licor, pero luego vaciaron una botella de Jack Daniels mientras se iban poniendo alpiste a cada pedazo de tarta... así que cada uno como lo quiera. Podeis usar whisky, ron, brandy o cualquier licor que veais que le pegue.

Ahora uniformizaremos un poco el exterior. Para ello, cojeremos el relleno de fresa (debe de quedar, de lo contrario menuda burrada habreis puesto dentro, jajaja.) y aplicamos con la espátula por los lados y por encima, hasta que quede con la forma que se le presupone. No se trata de hacer una capa de un dedo, solo de igualar la superficie dando la forma de rectángulo o círculo de la tarta, como si fueras un albañíl cubriendo con aguaplast las grietas (yo me sentí como Manolo y Benito, lo juro).

Pues nada, ahora solo queda el fondant. Retirais la tarta y poneis el fondant sobre una superfície espolvoreada con azucar glass. Empezais a extender con un rodillo hasta que tengais una superfície que os pueda envolver la tarta, siempre vigilando que no se pegue, jugando con el espolvoreado y con una espátula si se os pega. El fondant tiene que tener un grosor de tres o cuatro milímetros más o menos.

Cojeis la capa de fondant y la colocais encima de la tarta. Como es elástico, podeis ir ajustándolo, estirándolo y encogiéndolo por donde necesiteis para que la cubra bien. Después, con un cuchillo bien afilado, cortais el sobrante del borde.

Ahora ya solo quedan los detalles. Con el fondant que os haya quedado, podeis hacer la figura que querais e incluso, si teneis acceso a colorante alimentario, darle el color que querais mezclando con el fondant una pequeña cantidad de este. En mi caso, me he limitado a hacer una calavera parecida al emblema de Punisher (los fans de marvel seguro que saben quien es). Para que se pegara un poco he pintado la zona donde lo iba a pegar con almibar antes de aplicarlo, y para terminar, he añadido mermelada de fresa de la que he usado para echar al relleno de fresa y la he extendido con un papel de cocina como si aplicara una pátina.


Y nada, con esto ya hemos terminado!!

Una vez hecha, se conserva bien en la nevera refrigerada, sin necesidad de congelar. La hice de un día para otro y perfecta, aguantó el tirón hasta que nos la acabamos del todo, tres días mas tarde.



Espero que os haya gustado y que la disfruteis.

Un saludo!!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

SUBIR